Jo si tinc por però no és pas dolent

Tenía algunos pensamientos que me rondaban la cabeza. A raíz del atentado terrorista que sufrió Barcelona mi cabeza volvió a Grecia, a casa de Bassam, que nos explicaba cuántas imágenes violentas había tenido que ver hasta que decidió marcharse de su país, Siria. Su hijo tenía la mirada perdida, nunca había visto a un niño con esa mirada… Un día tuve la necesidad de escribirlo y al final me he decidido publicarlo en el blog, y aunque originalmente lo hice en catalán cuelgo la traducción al castellano al final del texto*.

Tinc por perquè Barcelona es la nineta dels meus ulls. Perquè ens enfrontem a bojos que  no tenen res a perdre. Perquè durant molt temps hem estat girant la cara i ara ens ha explotat a les mans. Tinc por des de que vaig estar a Grècia, a casa de persones refugiades que m’explicaven que els terroristes decapitaven cada dia persones a la plaça del poble. Que per això van fugir, que per això van deixar-ho tot enrere, no només béns materials també familiars , amics… Que van morir allà o pel camí quan fugien.

A casa d’en Bassam, ens explicava històries per a no dormir.

Tinc por des de que fa dos anys vaig fer una campanya a Gàmbia per demanar la pau en Síria i les dones africanes aixecaven missatges demanant que s’aturés aquella barbàrie. Però tot va continuar igual, i llavors famílies senceres embarcaven en barques de cautxú i armilles de porexpan … I després l’Aylan …I espontanis que es tiraven a l’aigua a salvar vides… I darrere vingueren ells i el seu terror, i diferents països europeus canviaven les seves imatges de perfil i posaven banderes… I Facebook et preguntava si estaves sa i estalvi… I ara han vingut a casa, a la ciutat cosmopolita i acollidora, i ens han fet mal. I sortim al carrer per dir ben fort que no tenim por però jo si que en tinc.

gambia amb kurdistan amb bondiamon

No hem entès el món com a quelcom global… No ho hem entès fins ara.

Jo si tinc por. Però aquesta por cal canalitzar-la per aconseguir que no ens paralitzi sinó que serveixi de motor per a treballar a través de l’educació i de l’amor en un món on els qui tinguin por siguin els quatre brètols que es deixen manipular per males interpretacions de la religió, que siguin aquells qui fan de la guerra un negoci… Tenir por és lícit i molts cops inevitable, el que no s’esperen és que, com diu en Jorge Cuervo, la convertim en la nostra aliada.

 

*Tengo miedo porque Barcelona es la niña de mis ojos. Porque nos enfrentamos a locos que  no tienen nada a perder. Porque durante mucho tiempo hemos ido girando la cara y ahora nos ha explotado en las manos. Tengo miedo desde que estuve en Grecia, en casa de personas refugiadas que me explicaban que los terroristas decapitaban cada día personas en la plaza del pueblo. Que por eso huyeron, que por eso lo dejaron todo atrás, no sólo bienes materiales también familiares, amigos… Que murieron allá o por el camino cuando huían.

Tengo miedo desde que hace dos años hice una campaña en Gambia para pedir la paz en Siria y las mujeres africanas levantaban mensajes pidiendo que se parara aquella barbarie. Pero todo continuó  igual, y entonces familias enteras embarcaban en barcas de caucho y chalecos de porexpan… Y después Aylan…Y espontáneos que se echaban al agua para salvar vidas… Y detrás vinieron ellos y su terror, y diferentes países europeos cambiaban sus imágenes de perfil y ponían banderas… Y Facebook te preguntaba si estabas sano y salvo… Y ahora han venido a casa, a la ciudad cosmopolita y acogedora, y nos han hecho daño. Y salimos a la calle para decir muy fuerte que no tenemos miedo pero yo sí que  tengo.

No hemos entendido el mundo como algo global… No lo hemos entendido hasta ahora.

Yo si tengo miedo. Pero este miedo hay que canalizarlo para conseguir que no nos paralice sino que sirva de motor para trabajar a través de la educación y del amor en un mundo donde quienes tengan miedo sean los cuatro descerebrados que se dejan manipular por malas interpretaciones de la religión, que sean aquellos quien hacen de la guerra un negocio… Tener miedo es lícito y muchas veces inevitable, lo que no se esperan es que, como dice en Jorge Cuervo, la convirtamos en nuestra aliada.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *